Consejos para no malgastar el dinero de tu empresa

En los últimos años tanto las empresas y los profesionales han tenido que apretarse el cinturón para poder llegar a fin de mes y pagar a sus trabajadores. En el peor de lo casos, hay negocios y proyectos empresariales que se han quedado por el camino. Pero los que han sobrevivido, han tenido que medir cada céntimo que sale de la empresa para poder hacer frente a la crisis.

A raíz de la crisis económica, el consumo privado se ha reducido y esto ha repercutido muy negativamente en las ventas de las empresas. Por eso, para seguir manteniendo unos ingresos más o menos estables, ha sido necesario reducir los costes, tanto los fijos (personal y materias primas, principalmente) como los variables, que dependen de cada sector y de cada negocio en concreto.

Ahorrar dinero en la empresa

Gracias a esta estrategia los empresarios han podido bajar el precio de sus productos y al menos han conseguido mantener un margen de beneficio constante, y poder así pagar los gastos necesarios para que la empresa siga en funcionamiento.

Por eso es muy importante llevar unas cuentas sólidas y no malgastar el dinero, para estar preparados y poder hace frente a situaciones de crisis económica, como la que nos ha tocado vivir. Algunos consejos para no despilfarrar el dinero de tu empresa son los siguientes:

  • Planifica tus gastos. Los gastos fijos, como su nombre indica, son siempre los mismos y son los imprescindibles para que se desempeñe la actividad empresarial. Por eso no podemos recortar en ellos, pero sí buscar la forma de que supongan el menor desembolso para la empresa. Una de las claves está en elegir los tipos de contrato para tus trabajadores que sean más favorables.
  • Juega con tus gastos variables. Aquí entran los gastos que la empresa necesita tener pero que no son fijos a lo largo de todo el año, sino que dependen de la actividad de cada mes. Son los más peligrosos porque a veces no son previsibles y porque tendemos a ser más flexibles y a hacer excepciones con este tipo de gastos. Ojo con ellos.
  • Cuidado con las “comidas de empresa”. Muchos acuerdos se firman durante reuniones alrededor de una mesa con buena comida y buena bebida, por eso a veces son necesarias, pero aprendamos a distinguir cuáles sí o cuáles no.
  • Hazte con una o varias fuentes de agua como éstas y colócalas en la oficina. De esta forma ahorrarás dinero, porque tendrás agua y la posibilidad de preparar cafés e infusiones para los trabajadores de la empresa y los clientes, todo en la misma máquina. Además,  dispondrás de un servicio de reparto a domicilio que os evitará el desplazamiento para comprar el agua.
  • Organiza el material de oficina necesario. Planifica cuáles son las necesidades de material de oficina que tenéis en la empresa para poder conseguir los mejores descuentos y ofertas. Con una buena organización y comprando en grandes cantidades, seguro que ahorráis mucho dinero.