Las formas y su influencia en el diseño web

Podríamos definir como forma toda superficie comprendida dentro de un contorno. El mundo está compuesto de formas e incluso el ojo humano está habituado a trabar con ellas. Tendemos a completar formas,  separar formas o agrupar formas… porque ello nos da una mayor sensación de unidad, tranquilidad o cohesión. Todo aquello que se construye está compuesto de formas y el diseño web, evidentemente, no escapa a este axioma.

Al igual que en la naturaleza, en el diseño web las formas pueden presentarse en tres variantes. Acertar en el uso de cada uno de ellas  de manera acorde a nuestra web será esencial para lograr un buen diseño web.

–  Formas geométricas: Son objetos geométricos, regulares, simétricos, como por ejemplo, el cuadrado, triángulo, círculo…

–  Formas naturales: Son aquellas basadas o derivadas e formas que existen en la naturaleza, por ejemplo, una imagen de una rueda. Son imágenes cercanas y generalmente muy fácilmente identificables que refuerzan el mensaje.

–  Formas abstractas: Nuestro ojo tiende a simplificar las formas abstractas para así buscarles un significado. Las formas abstractas son capaces de evocar sentimientos, provocar reacciones… Son elementos que buscan un impacto más personal, interior, emotivo.

diseño de paginas web

La forma en el fondo

Desde el mismo fondo del diseño web vamos a empezar a usar formas. En la propia maquetación web vamos a usar formas. En las líneas de texto, en los párrafos, en la colocación de las imágenes, hasta en los espacios en blanco vamos a utilizar formas. Por todo esto no es importante saber que las formas son parte esencial del diseño web y, lo más importante de todo, deben guardar relación con el fondo. Es decir, el diseño web de nuestra página debe tener unas formas que refuercen el significado del contenido de la web.

Visibilidad

Las formas nos ayudan además a organizar el contenido de las páginas web. La forma elegida para disponer los elementos y la colocación de cada uno de ellos es vital para resaltar unas u otras partes de nuestra web. Con el uso de las formas adecuadas podemos potenciar la visibilidad de una sección que nos interese.

La forma como elemento decorativo

Además de su contribución a la idea general de nuestra página, su capacidad para organizar u ordenar espacios, y su facilidad para destacar aspectos concretos de la web, la forma posee una razón de ser que, en el fondo, se podría decir que es la básica de su existencia: su utilidad decorativa.

Esta finalidad decorativa y de diseño comprende a las anteriores. Si una página web está bien diseñada, será muy atractiva a la vista, estará bien estructurada y organizada, reforzará los contenidos más destacados de la página y, por último, estará en consonancia con el espíritu y la intención de nuestra empresa.