Claves para ser un estudiante exitoso

El aprender nuevas cosas, y el absorber conocimientos diversos, hacen parte de esos imprescindibles detalles por los cuales podemos decir que somos más humanos. De hecho, una parte de la esencia de la vida, es el constante aprendizaje, y cada día aprendemos algo nuevo, por más mínimo que sea, no pasa un día en el que no hallamos aprendiendo siquiera algo.

Ahora bien, en lugar de divagar respecto a la temática que vengo en esta entrega a presentar, quiero dirigirse especialmente a quienes comparten un amor por el estudio, pues me dispongo a presentarles algunas de las claves más relevantes, en conjunto con hábitos que a la larga se pueden establecer para lograr ser un estudiante exitoso.

estudiante-comprometido

Planificación de horarios para llevar a cabo el estudio

Es sabido que cuando somos ordenados al trabajar en algo, todo va a ser más sencillo, y van a haber menos líos, a diferencia de cuando tenemos esa disposición a trabajar en desorden. Y en este tema tiene cabida la planificación del tiempo, que en este caso permite fijar ocasiones para desarrollar ciertas tareas, haciendo un desglose de todo lo que tenemos que hacer; lecturas, proyectos, compromisos, etc.

Involucrarse en los estudios y siempre estar activo

Por supuesto no es posible en cosas a las cuales tal vez no se le preste mucho interés, no por pereza, sino porque a pesar de todo lo que nos puede brindar, simplemente no nos agrada, por lo cual no nos motiva a involucrarnos; a pesar de esto es necesario hacerlo, y aunque de manera forzada se hace, se pueden lograr grandes resultados. La tarea es involucrarse en el estudio de ese “algo”, y sacar a relucir lo mejor que tiene para ofrecer.

Caso práctico: agradecimientos de tesis

A muchas personas se les torna algo complicado el hacer los agradecimientos para tesis, y aunque en la mayoría de los casos es por total falta de inspiración, siempre las soluciones se basan en algo, y es en involucrarse en el trabajo, en este caso en la tesis; buscar material que ofrezca inspiración, revisar anteriores desarrollos, preguntar a conocidos con pericia en el tema, pedir un consejo al catedrático, etc.

No dar lugar a las dudas

Si estamos en una clase independiente del curso, nivel, grado, asignación, o en lo que nos entremos, hay que evitar dar lugar a las dudas por quedarnos callados. Es sabido que los maestros generan un espacio para el debate de preguntas, hay que aprovechar estos momentos para despejar al máximo las dudas.

Seguir la frase “dos cabezas piensan más que una”

Cuando no se logre lograr el cometido de entender una temática, podemos valernos de las capacidades intelectuales de otras personas, a tal fin de que nos ayuden a comprender eso que no hemos entendido en una primera instancia.

También aplica para las situaciones complejas en las que se requiere solucionar un problema en común, en las cuales podemos llegar a una solución con mayor rapidez, si nos unimos con otra persona.

Evitar dejarse llevar por las masas rebeldes

En cualquier institución educativa se van a encontrar agrupaciones de estudiantes que se concentran en sabotear las clases y quitarle la disposición a los maestros, de generar una buena enseñanza. Hay que evitar dar pie a esta situación, evitar apoyar al saboteo, y en este caso, cabe añadir que mientras más atrás de la clase nos ubiquemos, mayores distracciones habrán.

Tomar apuntes de lo relevante

No es necesario tomar nota solo porque sí, sin razón alguna. Es preferible llenar una página de apuntes que valgan la pena leer y que nos lleven directo al entendimiento de un determinado tema, que muchos que solo formen un cumulo de letras, palabras, números y símbolos raros que no nos llevan a ningún camino.

Material adicional: mejores universidades del mundo

Llegaste al final de esta publicación, espero que te haya agradado el contenido compartido, y el objetivo es que logres mejorar como estudiante para que cumplas muchas de tus expectativas.

Finalmente ofrezco un video de las mejores universidades del mundo, en las cuales es requisito tener una buena organización, planeación, y dedicación, para que todo salga de la mejor manera.