Cómo conseguir que tu idea sea un éxito

Todos buscamos esa idea que destaque de las demás, esa idea original y única que nos haga llegar a lo más alto y nos convierta en millonarios. Pero ideas hay muchas, y son buenas o malas dependiendo de cómo se lleven a la práctica y el trabajo e ilusión que se pongan en su desarrollo. Por eso podemos asegurar que la idea perfecta no existe.

Las personas inquietas (que suelen terminar siendo emprendedores) y los empresarios se parten la cabeza buscando la idea innovadora que nadie ha tenido, el proyecto que aún nadie ha desarrollado y que rompa los esquemas establecidos en el mercado. Pero la realidad es que lo verdaderamente necesario para tener un negocio de éxito es que hay trabajar duro y con dedicación. Encontrar un nicho que aún no ha sido explotado o una idea novedosa puede ayudar en un principio, pero las empresas consagradas y que tocan el cielo, sobre todo en esta época de crisis, son las que tienen detrás gente que se esfuerza y lucha día a día.

Idea de éxito

Por tanto, no existe una fórmula mágica, sino una serie de pautas que, siguiéndolas paso a paso, pueden ayudarte a conseguir el éxito:

  • Busca tu nicho. Debes conocer cuáles son las tendencias del mercado e intentar buscar la oportunidad en ellas. Lo ideal es que encuentres un nicho que no esté trabajado y que lo explotes con tu idea.
  • Haz una lluvia de ideas. Identifica cuáles son tus necesidades y cuáles pueden ser las de tus potenciales clientes. Esto no es cuestión de una tarde, sino de un proceso que necesita un tiempo.
  • Identifica a tu target. Con esta palabra nos referimos al público al que te diriges con tu idea, tu producto o tu servicio, es decir, tus potenciales clientes. Es muy importante que lo definas previamente para saber qué necesidades tienes que cubrir con tu idea y qué canales de comunicación y publicidad debes usar.
  • Valora los riesgos de tu idea. Es imprescindible que antes de ponerte en marcha hagas un plan de negocio lo más real y objetivo posible. Piensa cuánto dinero necesitas y qué perderías en caso de que el negocio no saliese adelante.
  • Busca financiación. Éste es uno de los pasos más difíciles y sobre todo en los tiempos que corren. Si ya de por sí no es fácil encontrar gente que te deje dinero, con la crisis, las posibilidades se han reducido muchísimo. Puedes recurrir a los bancos, a inversores privados a los que les guste tu idea o una sociedad de capital riesgo, donde los intereses de devolución del dinero serán muy alto. Y por supuesto, también puedes pedir ayuda a tu familia o a buenos amigos.
  • No te estanques y mantén los ojos abiertos. Una vez hayas desarrollado tu idea, no te pares ni te conformes si ha sido exitosa. Sigue innovando y reinventándote. Mantente al tanto de las tendencias del mercado y estate atento a nuevas oportunidades. Siempre se puede mejorar y crecer.

Un ejemplo de esto es la empresa malagueña Helle Hollis, que lleva dedicándose al alquiler de coches en la Costa del Sol desde hace más de tres décadas. Ahora también tiene un parking con servicio 24 horas al lado del aeropuerto de Málaga y, desde hace unos años, hace reservas de alquileres a través de su página web.

Por tanto vemos que lo importante muchas veces no es tener una idea genial, ni ser el primero en tu actividad, sino tener buenos contactos y trabajar, trabajar, y trabajar, adaptándose a las necesidades del mercado de cada momento.